Una de cada tres víctimas de feminicidio había buscado protección


Entre el 2014 y el 2017, Medicina Legal valoró a 23.189 mujeres que sufrieron un nivel de violencia que implicaba un riesgo mortal. Al menos 7.658 de esas mujeres (el 33 por ciento) estaban en riesgo extremo de ser asesinadas. Otras 6.553 estaban en riesgo grave (28%), mientras que 4.796 (21 %) tenían un riesgo moderado.


En ese mismo periodo, 531 mujeres fueron víctimas de feminicidio, es decir, fueron asesinadas por razones de género. De esa cantidad, 188 mujeres –una de cada tres víctimas– habían sido valoradas antes por Medicina Legal por violencia de pareja, por lo cual habían ingresado al sistema pidiendo protección y justicia.


Esa información hace parte de un informe entregado por Medicina Legal y ONU Mujeres esta semana, en el marco del ‘Día internacional de la eliminación de la violencia contra las mujeres’. En esta investigación evalúan la aplicación del protocolo de valoración del riesgo feminicida entre el 2014 y 2017.


Este protocolo se comenzó a implementar desde el 2013 debido a que, ante la gravedad de las lesiones de las mujeres que acudían a Medicina Legal –y ante el creciente número de feminicidios–, se decidió crear un instrumento para poder valorar el riesgo de muerte en quienes son atendidas por esta institución y crear medidas de protección.


Esta estrategia, aseguran Medicina Legal y ONU Mujeres, ha tenido un importante impacto en España, Canadá y Estados Unidos. En el caso colombiano, de las 188 mujeres víctimas de feminicidio que habían denunciado y acudido al instituto, a 14 se les había aplicado el protocolo de valoración del riesgo. Once de ellas quedaron clasificadas en riesgo extremo; una, en riesgo grave; una, en moderado y otra, en variable. No obstante, fueron asesinadas.


“Esto evidencia serias fallas en las entidades que deben abordar la investigación de los casos, la protección y garantías de seguridad para las víctimas y la sanción de los delitos cometidos contra las mujeres”, asegura el informe de ONU y Medicina Legal.


El protocolo se activa ante las víctimas de violencia de pareja, de forma voluntaria, y requiere que se les haga una entrevista en profundidad, se les aplique una escala en la que se indica cuál es su riesgo de feminicidio y se construya un plan de seguridad.


En las entrevistas a las mujeres, Medicina Legal encontró que en el 77 por ciento de los casos respondieron que, en el último año, había aumentado la violencia física en severidad y frecuencia; el 65 por ciento habían sido amenazadas con ser asesinada por su pareja, y el 58 por ciento habían dejado a su compañero sentimental.


Además, en el 68 por ciento de los casos informaron que él controlaba sus actividades diarias, el 73 por ciento de las víctimas creían que su pareja era capaz de asesinarlas y un 30 por ciento dijeron que habían sido forzadas a tener relaciones sexuales.

1 vista
  • White Facebook Icon
  • Instagram - White Circle

© 2019 By Voz de La Dorada