La abstinencia, el mayor riesgo en las cárceles


Posibles pugnas por el poder, intentos de lanzar droga, ausencia de visitas conyugales y contacto directo con las familias, además del temor al coronavirus covid-19, mantiene al centro penitenciario La Blanca, de Manizales, en una tensa calma, como la denomina el dragoneante Fran Salazar. Estos temores los comparten la directora regional del Inpec Eje Cafetero, coronel en retiro Claribel Idrobo, así como el director de la cárcel, Neveth Alfredo Londoño. La situación no es exclusiva de este centro de reclusión. A esto se sumó la frustración por el decreto nacional de sustitución transitoria de medidas del que esperaban ser beneficiados muchos más internos. Acerca del consumo de estupefacientes, se sabe que al interior de los patios existe una estructura de poder, que domina el negocio del microtráfico. Los alucinógenos ingresan sobre todo con las visitas. En la actualidad los consumidores experimentan la abstinencia en varios sentidos, no solo por la falta de droga. Este medio consultó con el psicólogo Juan Carlos Salazar, quien hizo una interpretación al respecto y sugirió algunas actividades. Qué hacer El profesional explica que las personas en la cárcel están en una situación de resignación frente a su privación de la libertad, en la que se desarrollan algunas rutinas. Sin embargo “la mente humana es de escapes”, lo que se da con la imaginación, fantasías, poder, rivalidad y alianzas, entre otras. “Es como estar en un barco, pero ellos (los internos) están en un atrapamiento”. Esto significa que su única comunicación con el mundo es por medios de comunicación, llamadas, pero también con una persona que los visita y que es distinta a los otros 200 con quien comparte. Sin ella se genera angustia. Acerca de las adicciones, Salazar indica que para algunos es ritual y para otros escape. En algunos es intenso y en otros más bajo y ahí es donde la familia es fundamental como “núcleo de esperanza”. De otro lado, resalta, pasa que cuando uno está atrapado tiene sensación de quedarse quieto, no hay producción física o mental y se genera agresividad, miedo, temor o una desconexión, lo que también sucede en cualquier confinamiento. Lo ideal El psicólogo manifiesta como formas de contrarrestar ese atrapamiento las actividades físicas, cognitivas, productivas y emocionales, a través de ejercicios, lectura, escritura, actividades manuales y comunicación con las familias a través de los medios al alcance. Visitas virtuales La dirección de La Blanca implementó el sistema de visitas virtuales para los internos. Capturados En dos semanas la guardia penitenciaria capturó a dos personas que intentaron lanzar droga a los patios desde la parte externa trasera de la edificación.

28 vistas0 comentarios