Polémica por el juego de la selección de Colombia



El desempeño del combinado que dirige Carlos Queiroz ha generado una discusión en el entorno futbolero del país. Hay quienes dicen que el entrenador portugués está traicionando la identidad del balompié nacional y piden jugar con un “10”. Otros lo defienden.


Históricamente la selección de Colombia ha jugado con un volante de creación: un “10”. Durante mucho tiempo la referencia fue Carlos el Pibe Valderrama y, también, durante mucho tiempo, el país vivió en la búsqueda de su remplazo. Que Giovanni Hernández, que Víctor Danilo Pacheco y otros más. No cabía la idea de no jugar sin ese tipo de futbolista porque era traicionar la ideología del balompié nacional.


Hasta cuando el equipo tricolor se quedó fuera de los mundiales, el “10” era innegociable. Debía estar. Y volvió a ser eficiente cuando entre Macnelly Torres y James Rodríguez se complementaron para suplir esa función y desplegar un juego que enamoró al país en el camino hacia Brasil 2014, cuando Colombia realizó las mejores eliminatorias de su historia bajo la dirección técnica de José Néstor Pékerman.


El entrenador argentino le dio el liderazgo dentro del campo a James y él respondió siendo la base de un equipo que logró la mejor participación en la máxima cita del fútbol. Además, fue el goleador del certamen. En el camino a Rusia 2018, James volvió a ser clave y contó con la colaboración creativa de Edwin Cardona, desde la banda izquierda en un 4-2-3-1 que terminó siendo inamovible para Pékerman.


Ya en la Copa del Mundo, James estuvo lesionado y Juan Fernando Quintero asumió ese rol. Son dos zurdos de enorme claridad conceptual dentro del terreno de la verdad como si tuvieran un radar en su cabeza de todo lo que sucede y, casi siempre, toman las mejores decisiones, le dan el mejor destino a la pelota. Sin embargo, en el actual sistema de Carlos Queiroz, al parecer, será difícil que jueguen juntos.


El técnico portugués ha dejado claro que su esquema será el 4-3-3 y que el puesto de interior derecho está ganado por Juan Guillermo Cuadrado, quien la mayoría de las veces se desempeñó como extremo. Por lo tanto, la posición de enganche está desaparecida. Quizás Queiroz en algún momento utilice a James como extremo y a Quintero como interior, pero, según ha mostrado, su idea es tener en el medio campo a Wílmar Barrios como volante central y dos hombres rápidos a sus costados, colmados de responsabilidades defensivas y dispuestos a llegar hasta el área contraria. Quiere transiciones rápidas. En ese sentido, hombres como James y Quintero, a los que les gusta y les conviene más la elaboración en la mitad del campo, no tendrían tanto protagonismo.

2 vistas0 comentarios