Mujer de 94 años, que vive en vereda de Samaná (Caldas), le ganó la partida a la covid-19


Roble: Persona o cosa fuerte, recia y de gran resistencia. Esta es una de las tres definiciones que la Real Academia de la Lengua le da a esta palabra y que el gerente del Hospital regional Alfonso Jaramillo Salazar de Líbano (Tolima) usó para hablar del caso de una caldense de 94 años que le ganó la partida al covid-19.


La mujer, quien vive en una vereda de Samaná (Caldas), llegó el 6 de mayo remitida por el Hospital de Samaná con un diagnóstico de fractura de cadera.


El gerente, José Jaime González Enciso, apunta que la nonagenaria no presentaba criterio epidemiológico para catalogarla como una sintomática respiratoria por coronavirus.


De acuerdo con el médico, este es un caso excepcional, porque a pesar de la edad y de un posoperatorio de cirugía de cadera, más un infarto, la señora se recupera.


Al preguntarle sobre las comorbilidades de la paciente, responde que la mujer es muy sana. “Producto de la cirugía y al adaptarle unos clavos en la cabeza del fémur, le produjo unos trombos y de ahí el infarto”.


Juan Carlos Hernández, gerente del Hospital de Samaná, sostiene que la paciente consultó antes por un problema gastrointestinal que no ameritaba hospitalización, por eso la enviaron de nuevo a la casa con medicamentos. “En su casa se cae y se fractura la cadera, regresa al hospital y la remitimos para el Líbano”.


Comenta que al retornar después de la cirugía, le toman una prueba rápida para covid que sale negativa y también le hicieron pruebas a cinco personas de su familia, pero aún no llega el reporte. “Ayer fue el médico a valorarla, le llevó unos medicamentos y está muy lúcida. Ella sufre del corazón”, concluye.


Cronología


7 de mayo


El primer paso, tras su llegada, fueron los exámenes para poder operarla de la cadera, pero hizo una desaturación de oxígeno, es decir, presentaba una disminución de la cantidad de oxígeno en la sangre; por eso le toman la prueba para covid y la aíslan como sintomática respiratoria.


8 de mayo


Deciden intervenirla para aliviar el problema de cadera, pero dada su avanzada edad la familia duda en autorizar la intervención.


9 de mayo


La intervienen quirúrgicamente, se le coloca material de osteosíntesis y como sale muy bien se envía a hospitalización.


10 de mayo


Sufre un infarto agudo del miocardio. La trasladan para una Unidad de Cuidado Intensivo (UCI), donde no requirió ventilador y sí soporte de oxígeno.


12 de mayo


Llega el resultado de la muestra que es positivo para covid-19. Con este diagnóstico, el hospital desarrolla los estudios de campo porque cuando le da el infarto el virus es más agresivo y cuatro profesionales de la salud del hospital salieron positivos.


23 de mayo


Con el resultado negativo de la segunda muestra constatan que la señora se recuperó.


24 de mayo


Le dan salida y la remiten de nuevo para Samaná.


Del cerco epidemiológico de la señora cuando estuvo en urgencias, fue a cirugía y pasó a UCI, se tomaron 20 muestras. El resultado fueron 4 positivas, 14 negativas y hay una muestra pendiente.


El sábado se hizo el cerco de los positivos que tuvieron contacto con la paciente.


Otro caso


En Samaná hubo un caso similar. A una mujer de 86 años la llevaron al Hospital de La Dorada donde le hicieron una prueba que salió positiva y luego la contramuestra fue negativa. Lo mismo la prueba rápida.


Tomado de La Patria

10 vistas0 comentarios