LA DORADA CON GRANDES DESAFÍOS PARA EL ALCALDE ELECTO CÉSAR ALZATE



El regreso del tren a La Dorada, desde finales del año pasado, ratifica algo de lo que los doradenses han estado seguros: el municipio es el corazón de Colombia. Eso lo quieren ver traducido en empleo, educación, salud, transporte legal, vivienda. Es decir, en desarrollo.


El exalcalde César Arturo Alzate, viejo guerrero de la agitada política del puerto y quien vuelve al cargo, también lo ve así. Siente que es un momento crucial para una población que en el 2020 cumplirá 100 años de fundación.


Lo que esperan los 71.105 habitantes es que se vuelvan realidad el hospital de tercer nivel, la ciudad educadora, la generación de empleo, la terminal de transporte, el malecón, la navegabilidad del Magdalena.


Una revisión cercana y lejana habla de incumplimientos, en medio de crisis gubernamentales como la del final de la década pasada, con múltiples encargos en la Alcaldía.


Una muestra es la Escuela Juan Pablo II que apenas abrió en el 2017, luego de comenzar obras en el 2006. Otra: el anhelo de un hospital de alta complejidad cumple casi 30 años.


En esta década para resaltar, por ejemplo, la modernización del 50% del acueducto y alcantarillado, la semaforización y señalización vial, construcción de la ciudadela 16 de Julio con 440 viviendas, arreglo de calles, ascenso del Municipio de quinta a cuarta categoría (por habitantes e ingresos propios, según Planeación Nacional).


Rumbos


Si a La Dorada le va bien, como lo reconoce el mismo Alzate, les irá bien al centro del país, al Eje Cafetero, al Tolima e inclusive al Valle y a Antioquia. Por allí pasarán las cargas de carbón, acero, café y otros.


Se debe sumar la navegabilidad, para la cual los dirigentes de la región deben convencer a la Presidencia de que el servicio fluvial no debe ser solo hasta Barrancabermeja.


El nuevo mandatario tiene claro que deberá modificar el Plan Básico de Ordenamiento Territorial (PBOT) ante la inminente ola de oportunidades, pues llegarán nuevos requerimientos en construcción, industria, salud, alojamiento, turismo.


En estos años han sobresalido, además del tren, la Ruta del Sol, el nuevo puente en la vía a Honda, entre otras.


La Gobernación de Caldas invirtió en alcantarillado, clave ante inundaciones. Construye por $16 mil millones, con la U. de Caldas, el Centro de Innovación Tecnológica. Adjudicó el malecón por $35 mil millones, para mitigar el riesgo por crecidas del río, fomentar el turismo y reubicar casas de la orilla.


El alcalde saliente, Diego Pineda, abrió la Juan Pablo II, le metió mano al alcantarillado, construyó viviendas, aportó el lote para el Centro de Innovación, reparó vías.


La lista de retos es larga. El desempleo es grave. No hay grandes industrias, el sector agropecuario sigue abajo, reina la informalidad con ventas callejeras. Y el mototaxismo. Dirigentes aseguran que se pasó en unos cuantos años de 200 a 2.500. El nuevo mandatario dice que son unos 1.000.


Lo alentador es que de acuerdo con Planeación Departamental en el informe Proporción de población con necesidades básicas insatisfechas se pasó del 25,1%, en el 2012, al 12,5%, en el 2018.


Aún no está clara la cifra del déficit del Municipio, pero se habla en miles de millones. "Sabemos que hay un déficit importante, pero de lo que doy fe es que La Dorada tiene futuro", dice Alzate. Asegura que dirigentes respaldan las metas.


La Dorada, como hace unos 100 años con el tren, quiere ratificar que es el corazón desde donde se debe mover Colombia para el mundo.

11 vistas
  • White Facebook Icon
  • Instagram - White Circle

© 2019 By Voz de La Dorada