El país avanza 11 puestos en el mundo en desarrollo humano


Colombia subió 11 posiciones en el escalafón del índice de calidad de vida que Naciones Unidas hace a través de su Programa para el Desarrollo, medición que tendrá hoy en Bogotá su lanzamiento global.


El Informe de Desarrollo Humano 2019 revisa, en todo el mundo, realidades asociadas a salud, educación, desigualdad, entre muchos diferentes aspectos, y se presenta hoy, en un acto encabezado por Achim Steiner, administrador del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), y el presidente Iván Duque.


En el informe anterior, presentado en marzo del 2017, el país había estado en el puesto 95, entre 189 países analizados. En una actualización estadística realizada el año pasado con el mismo número de países, Colombia pasó al puesto 90, y en el informe que se presenta este lunes sube al lugar 79.


La evaluación de Colombia llevó a un índice de 0,761, mientras que en el informe anterior el país había tenido un índice de 0,727. El máximo posible es 1, y el país que encabeza el escalafón es Noruega, con 0,954.


De acuerdo con el informe, hay progresos en el país en aspectos como la expectativa de vida, médicos por habitante, escolaridad pero también en un problema histórico, la desigualdad. Esa evolución influyó para que el PNUD hubiera decidido hacer en Colombia el lanzamiento global.


En la perspectiva mundial, el reporte del PNUD enfatiza en que, más allá de la desigualdad por ingreso e, incluso, avances frente a desigualdades del siglo XX, hay una nueva generación de desigualdades que está emergiendo.


“Ya no es más la economía, estúpido”, comenta Steiner, parafraseando la famosa frase de James Carville, en la campaña de Bill Clinton, en 1992.


De esta manera, llama la atención sobre efectos ‘sísmicos’ en lo social, el cambio climático o los avances tecnológicos. Por ejemplo, las suscripciones a móviles y el acceso a banda ancha pueden determinar las condiciones de vida de las personas en el mundo. Y mientras en países con desarrollo humano alto la suscripción a celulares es de 131,6 por cada 100 habitantes, en países con bajo desarrollo solo llega a 67.


“Considere que hay dos niños nacidos en el 2000 –señala el reporte, para enfatizar en que las inequidades pueden estar determinadas desde antes de nacer–. Uno en un país con desarrollo alto, y otro con desarrollo bajo. Hoy en día, el primero tiene una probabilidad de 50 sobre 50 de estar inscrito a un nivel de educación superior, mientras que la posibilidad del segundo es menor, dado que en países con bajo desarrollo solo el 3 por ciento de los niños ingresan a una educación superior”.


En Colombia, uno de los avances es frente a la desigualdad del ingreso. Esta, que se mide con el coeficiente de Gini (en donde más cerca de 100 es mayor la desigualdad), pasó de 53,5 en el reporte presentado en 2017 a 49,7, ahora. Aún así, sigue siendo alta en comparación con el resto de países, lo que termina afectando los avances en el índice. Como lo explica el administrador del PNUD a EL TIEMPO: “En Colombia vemos inicialmente un panorama admirable. Está en la posición 79, con respecto a la posición 90 el año anterior. Pero cuando estos resultados se analizan bajo el rango del IDH ajustando por desigualdad, Colombia desciende 16 puestos, por lo que sería el 95 en este año”. Steiner ve casos similares “como Brasil, que cayó 23; México, 17; Chile, 14”.


Sin embargo, en la medición ajustada por desigualdad, Colombia también avanza en el escalafón de desarrollo humano: En el 2017 ocupaba el puesto 103. Avanzó al 102 el año pasado y, como lo señala Steiner, al 95 en el presente año.


De acuerdo con el informe, hay avances específicos en Colombia en la esperanza de vida, que pasó de 74,2 a 77,1 años, o los años esperados de escolaridad, que suben de 13,6 a 14,6, así como en el número de médicos por cada 10.000 habitantes, que pasa de 18,2 a 20,8.


Pero también hay variables que se mantienen estables como el número de estudiantes por cada maestro en primaria (24), la tasa de mortalidad materna (64 por cada 100.000 nacimientos), y las camas de hospital por cada 10.000 habitantes (15). Es preocupante el aumento de la tasa de natalidad por cada 1.000 mujeres adolescentes entre 15 y 19 años, que pasó de 52,2 en 2017 a 66,7, hoy.


El PNUD resalta que el mensaje más importante es que las desigualdades se pueden combatir si se actúa ahora. Por ejemplo, las brechas entre países desarrollados y en desarrollo en capacidades básicas, como educación primaria, sí se vienen cerrando (gracias, por ejemplo, a la tecnología) y el reto es acelerar esa convergencia. En cambio, en capacidades mejoradas, como educación superior, persisten las grandes desigualdades, y es necesario su fortalecimiento.



0 vistas
  • White Facebook Icon
  • Instagram - White Circle

© 2019 By Voz de La Dorada