CON SU TRABAJO Y SU TIEMPO, 30 VOLUNTARIOS MÁS SE UNEN A LA REVOLUCIÓN DE LA VIVIENDA EN CALDAS.


En tres frentes de trabajo: vaciado de plancha, pegado de bloques y armado de varillas para vigas de amarre, 30 personas más se unieron el pasado fin de semana a la revolución de la vivienda en Caldas.

El voluntariado Construyendo Sueños reunió a este equipo de trabajo, que aportó su granito de arena en la construcción de viviendas en el sector Santa Mónica, en Chinchiná. Allí se construyen 10 casas mediante el programa de Bloqueras Comunitarias, en el que las mismas familias beneficiadas también participan en las obras. Jéssica Carvajal Nieto se convirtió en la voluntaria número 100.

3 visualizaciones0 comentarios