CALDAS SE CONVIERTE EN MODELO DE CONCILIACIÓN CON LAS COMUNIDADES.


Con un ritual de armonización comenzó la Tercera Mesa Departamental de Concertación Indígena de 2019 en el asentamiento indígena Bakurukar ubicado en Viterbo. Durante este espacio, al que asistieron el gobernador de Caldas, Guido Echeverri Piedrahita, y los 18 gobernadores indígenas del departamento se hizo entrega oficial de la Ordenanza 856 de 2019 que deja constitución legal y reconocimiento pleno de esta mesa.

“Estos espacios nos dan un conocimiento genuino de lo que pasa en cada territorio,  nos llenan de insumos para ejecutar políticas públicas en beneficio de estas comunidades. Ahora, con la significación jurídica, se garantiza que estos espacios, donde conocemos las realidades de la población, sean permanentes”, apuntó el gobernador, Guido Echeverri Piedrahita.

El mandatario indicó, además, que este tipo de espacios son los más acertados al momento de enfrentar coyunturas como las que vive hoy el país. “Esta mesa es un ejemplo que demuestra que por la vía del diálogo se puede llegar a los acuerdos”, precisó.

Entre tanto, Juan Felipe Álvarez, secretario de Integración y Desarrollo Social, comentó la satisfacción de toda la administración por haber atendido muchas de las necesidades de esta población.

“Qué bueno poderle contar a los caldenses que las comunidades indígenas fueron objeto de especial atención de este Gobierno. Hoy, además, les entregamos la ordenanza donde queda claro la periodicidad con la que se reunirán con el futuro mandatario”, dijo.

Durante esta jornada, el Gobierno departamental presentó la labor adelantada en este cuatrienio en favor del mejoramiento de la calidad de vida de estas comunidades. Al respecto, el consejero mayor del Consejo Regional Indígena de Caldas (Cridec), Norman David Bañol, expresó que el balance es positivo.

“Podemos decir que es un balance muy positivo gracias a los esfuerzo del Gobernador Echeverri y el de los Gobernadores indígenas. Se ha contado con el acompañamiento de los Secretarios y los Diputados que facilitaron esta ordenanza con la que dejamos blindado este proceso”, precisó. Bañol manifestó, además, que siempre habían buscado el camino del diálogo, pero no se habían podido encontrar estos escenarios.

“Estas iniciativas muestran que si hay la voluntad, si logramos entender al otro sin atropellarlo vamos a construir una sociedad mejor y creo que Caldas está dando un muy buen mensaje de que trabajando desde las bases, con las comunidades y las instituciones, podemos tener un mejor futuro”, anotó el consejero.

Estas mesas de concertación, en las que se han escuchado las necesidades de los 70.000 indígenas del departamento, ya se han realizado en Riosucio, Supía, Neira, Belalcázar, Viterbo y concluirán en diciembre en Filadelfia.

14 vistas0 comentarios