Bernal asombra al mundo y entusiasma a Colombia


Egan Bernal ríe como un niño con su nuevo juguete. Él tiene el suyo: se trata del león que reciben los campeones de la París-Niza, de la que hoy es el rey, el tercer corredor más joven en conseguirlo (a los 22) y el más orgulloso del logro. “Es algo muy especial para mí. Soñé con tener este león desde pequeño”, dijo al final de la última etapa.


Egan fue el mejor de principio a fin, y ya apunta a la Volta a Catalunya y al Giro de Italia. En las primeras jornadas, que suelen ser de transición, el viento lo cambió todo. El clima hizo que los equipos se la jugaran para sacar ventaja, y el Sky fue uno de los que lo consiguió. Allí, Bernal mostró una faceta diferente a las capacidades de los colombianos en carretera.


Los escarabajos evolucionaron. Ya no solo hay protagonistas en la montaña, también en los embalajes y en los momentos de estrategia. Egan dio un salto de calidad guiado por su compañero Luke Rowe, y con solo unas pocas indicaciones dominó los abanicos de los primeros días.


En la contrarreloj llegó a solo 15 segundos del vencedor, Simon Yates, dejando el camino listo para el título. Pero fue en la montaña donde tomó el liderato por encima de Kwiatkowski y donde ratificó su corona y su gran momento. “¡Orgullo colombiano!”, tituló el diario El Tiempo. “Egan construyó su trofeo en la París-Niza”, aseguró El Espectador. “Con Egan y Nairo, Colombia brilló”, informó El Colombiano.

1 visualización0 comentarios