Atlético Nacional vence y se consolida como líder



El Atlético Nacional de Osorio, con 33 puntos, confirmó su anticipadamente su clasificación como en sus mejores epocas. Un gol de Daniel Muñoz bastó para vencer 1-0 a Rionegro Águilas y revalidar el rótulo de líder de la Liga II-2019 tras sortear un partido lleno de matices, que supo sacar adelante.


Barcos vs. Delgado. Ese fue el duelo que capturó gran parte de la primera etapa, en la que salió figura el portero con sus repetidas atajadas al 'Pirata'. Pero no pudo con Muñoz, que está a otro nivel y sin problemas festejó su anotación ante su exequipo (34').


Quitar un hombre al ataque para ganar seguridad le restó volumen ofensivo al Verde en los anteriores juegos. Esta vez fue diferente. En menos de diez minutos, el local ya registraba tres chances claras ante el equipo dorado, que solo encontró sorpresa con Obrian, siempre prestó a explotar los espacios.


Una asistencia de Jarlan trajo la primera opción de Barcos, pero Delgado paró el remate. Y lo hizo otra vez en un par de cabezazos del argentino que no consiguió romper la resistencia del exMillonarios, al que también exigió Candelo en uno de los mejores arranques de los nacionalistas.


Como finalizando no tuvo éxito, el 'Pirata' salió a jugar, se asoció con Ceppelini y ahí nació el tanto de Muñoz, que aprovechó los buenos recursos de uruguayo y bañó a Delgado.

Por el conjunto de Flabio Torres, lo mejor lo puso el 'Topo' Rentería. En la primera que tuvo, su disparo salió desviado. Pero en la segunda chance, Cuadrado fue el héroe que evitó el empate en un choque con buena intensidad en el complemento, con Jarlan como protagonista y el visitante tomando riesgos.


Tanto Blanco como Cabal se sumaron al ataque para trabajar la segunda anotación mientras las Águilas, que soportaban la presión del local, buscaron reacción con el ingreso de Uribe y Rivas. Sirvió el revulsivo. Ahí se soltó de la presión e inclinó por la cancha hacia al área de Cuadrado, y con pelota quieta buscó su gol con Lopera.


Rionegro, en su mejor momento, dilapidó con Uribe la situación más clara. Luego tuvo el desquite, pero Cuadrado evitó esa y otras dos chances cuando Obrian desafiaba con su velocidad a Cabal, que supo aguantar. No definir privó a la visita de llevarse algo del Atanasio.

1 vista0 comentarios